*Proyecto “Ke Buena” No ha dado solución a los trabajadores afiliados al STIRT en LC

POR Baltazar SÁNCHEZ JHUERTA

LÁZARO CÁRDENAS, MICH.-La situación de la emisora de Radio Horizonte se agudizó a la llegada del Proyecto “La Ke Buena” del grupo Radio Rama aliado a Televisa Radio en las últimas semanas los trabajadores de quienes aún no se resuelva su situación sobre despedidos. A esto hay que agregar el levantamiento de programas, secciones y hasta programaciones enteras tanto en la AM como en las FM dependientes de la cadena.

Los trabajadores denuncian además contratos irregulares a personal, recategorización de locutores con posible pérdida de salarios y censura, entre otros dramas, Francisco Ramírez Ramírez, Secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio y Televisión filial de la CTM, no ha dado declaraciones a este medio sobre la situación de los trabajadores que aún resisten en sus puestos de trabajo sin conocer las condiciones laborales y sus garantías a sus derechos y prestaciones.

Ante el temor de represalias los inconformes destacan “No sabemos qué hacer. Cada vez tenemos menos espacio, con la extensión de horario algunos laboran turnos pesados de más de 8 horas en la noche, otros en horarios vespertinos la directiva que contradicen la libertad de expresión que caracterizó siempre a nuestra emisora y hasta tememos que luego de esto venga un desguace de la radio pública”, dijo acongojado uno de los trabajadores de FM.

El caso no difiere de la situación de incertidumbre en que se encuentra el personal de otras emisoras de la región como la Pura Ley FM. No obstante, ya hubo cambios drásticos en la programación, por ejemplo de las FM. A partir de este mes, desde el día 10, la emisora solo se transmitirá programación musicales esto conlleva a una inusitada pérdida en la programación de la radio horizonte que solían actuar como fuente primordial de comunicación e información.

Otro de los problemas es la recategorización de personal locutores de planta permanente que antes ocupaban espacios “centrales” con antigüedad de más de 30 años al frente de programas musicales e informativos están siendo relegados ahora a meros locutores de programas musicales sin ningún contenido periodístico, denuncian el “centralismo porteño”, irregularidades en la política administrativa y laboral y otras cuestiones relacionadas al medio.