Zacapu, Michoacán, a 04 de agosto de 2017.- El dialogo entre productores y Gobierno es el punto de partida para lograr acuerdos para transitar al desarrollo agrícola sustentable en Michoacán, así lo manifiestó el titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (SEMACCDET), Ricardo Luna García, ante más de 800 productores de esta región, a quienes exhortó a firmaran un acuerdo por los bosques, al igual que lo hicieron productores de la región de Tacámbaro.

En este encuentro, donde escuchó las inquietudes de agricultores y agricultoras, explicó la propuesta que tiene el Gobierno del Estado, que encabeza el Ingeniero Silvano Aureoles Conejo, para mitigar los efectos nocivos que está generando la expansión anárquica de la agricultura que tiene en jaque a los bosques.

Acompañado por el presidente de ese municipio, Gerardo Torres Ochoa; el director de la Comisión Forestal de Michoacán (Cofom), Roberto Pérez Medrano; el responsable de coordinar la Policía Ambiental, Nicolás Mendoza Jiménez, además de otros funcionarios municipales y estatales, el titular de la SEMACCDET señaló que es momento de encontrar acuerdos que beneficien a los productores, a los no productores y a los bosques.

“Ya no queremos que se repita la ausencia de una autoridad como ha ocurrido en otros años y que ha derivado en un gran conflicto ambiental; nosotros formamos parte de un Gobierno de acercamiento, busquemos alternativas para remediar efectos nocivos, no lo podemos hacer sin la participación de todos ustedes”, señaló el Secretario en un auditorio abarrotado por productores.

Como parte de los acuerdos, el funcionario estatal comprometió que si estas medidas son aplicadas, los productores podrán obtener un certificado ambiental, lo que sin duda abrirá una mayor aceptación en los mercados locales y foráneos al saber que están cultivando el aguacate de forma sustentable.

“La primera medida de este acuerdo, es que ustedes se comprometen a no extender más las huertas sin el permiso correspondiente, por lo que no deben talar un árbol más”, explicó el secretario Ricardo Luna.

Otra medida es la reconversión proporcional de las huertas actuales, por lo que deberán reforestar con especies endémicas o nativas de un 10 a un 30 por ciento del terreno ocupado por cada huerta, el porcentaje dependerá de la zona hídrica donde se ubique la plantación, o de las afectaciones que pudieron haber causado al entorno.

Una tercera medida, es una aportación a un Fondo Ambiental, estimada en 7 mil pesos anuales por hectárea, cantidad estimada al pago que harían los productores si compraran pipas de agua para sus huertas.

Esta cifra significa una aportación promediada de $0.80 centavos por cada kilogramo de aguacate que llegan a vender, considerando una cosecha de 9 toneladas de fruto por hectárea, aunque hay regiones, como en Jalisco, donde la producción alcanza hasta 16 toneladas por hectárea, si una huerta produce más, lo que pagarían por kilogramo sería una aportación mucho menor.

“Es muy importante que sepan que este no es un impuesto, porque no lo va a administrar la Secretaría de Hacienda; lo que estamos proponiendo es un acuerdo de responsabilidad ambiental, que el recurso que se genere sea destinado a aplicar medidas de mitigación, en reparación del daño, en financiamiento de proyectos de investigación para aumentar la productividad del aguacate, en buscar medidas alternas para que se utilicen menos pesticidas y se transite hacia la agricultura orgánica”, explicó el Secretario.

Les hizo saber que al no ser un impuesto, este fondo será observado y vigilado por un comité, donde estarán integrados diferentes actores, incluidos investigadores de las principales casas de estudio en Michoacán, pero sobre todo, los mismos agricultores.

Por parte de los productores hubo inquietudes encontradas, entre quienes sí están dispuestos a firmar el acuerdo y quienes se muestran renuentes, motivo por el que el Secretario Ricardo Luna propuso que dialogaran entre ellos y formularan una contrapropuesta que también incluya esquemas para mitigar los daños ambientales.

“Esta no es una imposición, no podemos aplicar medidas retrógradas y encarcelar a la gente, pero de alguna manera tenemos que ponernos de acuerdo para detener las afectaciones ambientales que se están volviendo contra las mismas poblaciones, si no actuamos ahora, pronto se van a convertir en un problema hasta para la producción”, invitó el Secretario. Será la próxima semana cuando los productores den a conocer esta contrapropuesta y se valore un posible acuerdo.