POR Baltazar SÁNCHEZ HUERTA

LÁZARO CÁRDENAS, MICH.-El arraigo que los actuales poseedores de tierras cercanas al área donde se pretende erigir la Zona Económica Especial de Puerto Lázaro Cárdenas, parece un obstáculo difícil de sortear para concretar el proyecto como se ideó, la “Isla de la Palma” y “Las Nasas”, un conjunto de tierras ejidales de pequeños y medianos propietarios, está dentro de la demarcación de la Zona Económica Especial (ZEE).

Ulises Leñero García, señaló que el presidente Enrique Peña Nieto emite en Chiapas la primera declaratoria de Zonas Económicas Especiales para los Puertos Chiapas, Lázaro Cárdenas y Coatzacoalcos, el pasado 25 de septiembre, sin haber dado respuesta a los juicios de amparos ante tribunales en Acapulco y Zihuatanejo, para cubrir el pago de las tierras de 668 hectáreas la Isla de la Palma es la logística donde se sentarán empresas, entre ellas esta Kansas City que reclama 181 hectáreas.

En Lázaro Cárdenas, Michoacán, se abarca 360 hectáreas de este municipio, así como los de La Unión y Zihuatanejo, en Guerrero, con 334,441 habitantes y una superficie neta de 5,451.77 hectáreas, en donde la vocación productiva engloba los sectores agroindustrial, automotriz, metalmecánica y siderurgia según se especificó una vez que las declaratorias sean publicadas, se espera concretar proyectos que podrían crear más de 8,000 empleos con inversiones cercanas a los 2,100 millones de dólares en las ZEE de Puerto Chiapas, Coatzacoalcos, Lázaro Cárdenas y Progreso, y el pago de las tierras a los campesinos.

Anuncio también el presidente que las nuevas inversiones en las ZEE tendrán descuento de 100% del Impuesto Sobre la Renta los primeros 10 años de operaciones y 50% en los siguientes cinco años; créditos fiscales de 50% por las cuotas patronales que se pagan ante IMSS durante los primeros 10 años de trabajo; tratamiento especial en materia de IVA y régimen aduanero especial con reducciones a las cuotas de derechos, entre otros beneficios.

Por último reafirmaron que las ZEE se está convirtiendo en un modelo de despojo y no de desarrollo, porque lamentablemente se habla de beneficios, progreso y economía pero a cambio de compra masiva de tierras y muchas afectaciones que sufrirá el medio ambiente y la ecología, Ulises Leñero puntualizo que de sentarse las empresas sin atender sus demandas de pago de tierras se estaría violando la ley de la reforma agraria y la propia constitución y leyes que de ella emanan en defensa del estado de derecho mexicano